jueves, octubre 20, 2005

Desgarro en Viernes


El la acariciaba sutil, amores antiguos,
inconexiones que llueven
en el crepúsculo intacto.


Los años pesan en un instante,
los hijos, los bienes.
De pronto un rayo
se conecta con sus ojos
y humana ausencia se proyecta
hacia los focos de los postes.


Una mentira, un veneno
que traspasa las preguntas
de la paloma entumida, cercada,
mujer pequeña...


Ya no te amo, debo decirlo
en algún gesto, un esquivar, una huida.
Ya no me amas, mas no pronuncies
mas que el adios de tu mortaja.
No digas nada.





Autor de las letras: © Eduardo Waghorn H.

Psicoanálisis cotidiano.


Autor: © Eduardo Waghorn H.

viernes, octubre 14, 2005

Ver y Palpar, 1941 (Vicente Huidobro)


Ella daba dos pasos hacia delante
Daba dos pasos hacia atrás
El primer paso decía buenos días señor
El segundo paso decía buenos días señora
Y los otros decían cómo está la familia
Hoy es un día hermoso como una paloma en el cielo

Ella llevaba una camisa ardiente
Ella tenía ojos de adormecedora de mares
Ella había escondido un sueño en un armario oscuro
Ella había encontrado un muerto en medio de su cabeza

Cuando ella llegaba dejaba una parte más hermosa muy lejos
Cuando ella se iba algo se formaba en el horizonte para esperarla

Sus miradas estaban heridas y sangraban sobre la colina
Tenía los senos abiertos y cantaba las tinieblas de su edad
Era hermosa como un cielo bajo una paloma

Tenía una boca de acero
Y una bandera mortal dibujada entre los labios
Reía como el mar que siente carbones en su vientre
Como el mar cuando la luna se mira ahogarse
Como el mar que ha mordido todas las playas
El mar que desborda y cae en el vacío en los tiempos de abundancia
Cuando las estrellas arrullan sobre nuestras cabezas
Antes que el viento norte abra sus ojos
Era hermosa en sus horizontes de huesos
Con su camisa ardiente y sus miradas de árbol fatigado
Como el cielo a caballo sobre las palomas


-Qué decirles, con este poema del Maestro Huidobro, mi ser se llena de sueños, haces de luz que chorrean hacia adentro, se va formando una especie de Agujero Negro que implota y se traga toda la cosmografía. Y el corazón se me ahoga.

martes, octubre 11, 2005

El habla humana da las gracias.




Conceptual xie xie conceptual spacibo conceptual salamat conceptual danke conceptual khawp khun conceptual obrigada conceptual

Gracias en WUBA

Autor: © Eduardo Waghorn H.

El poeta ve (Comentario)

Aunque ésta es una canción, compuesta en 1998, refleja la forma de ver las cosas de un poeta. Me inspiré en el clásico del cine El Dr. Zhivago, protagonizada por el mítico Omar Shariff.
Esa es, según mi opinión, la escencia misma de la poesía: no tiene una lógica racional, mas bien se resume en el trasunto de nuestra apreciación subjetiva de la vida, nuestras propias impresiones, y nuestra propia forma de asimilarlas. Aunque la métrica pudiera jugar un rol relativamente importante en algunos casos -por el tema más de la estética que del concepto-creo que lo más importante es la selección y combinación de palabras, el elemento auditivo (o mentalmente auditivo si leemos en silencio), y el efecto que éste tiene en nuestra parte cognitiva.
Por eso estoy anuente a mostrar poesía de vanguardia, aun poesía visual. Creo que es una parte imprescindible  de expresarnos en el mundo.


Autor: © Eduardo Waghorn H.

martes, octubre 04, 2005

La Carga

Mi cuerpo estaba allí... nadie lo usaba.
Yo lo puse a sufrir... le metí un hombre.
Pero este equino triste de materia
si tiene hambre me relincha versos,
si sueña, me patea el horizonte;
lo pongo a discutir y suelta bosques,
sólo a mí se parece cuando besa...
No sé qué hacer con este cuerpo mío,
alguien me lo alquiló, yo no sé cuándo...
Me lo dieron desnudo, limpio, manso,
era inocente cuando me lo puse,
pero a ratos,
la razón me lo ensucia y lo adorable...
Yo quiero devolverlo como me lo entregaron;
sin embargo,
yo sé que es tiempo lo que a mí me dieron.

Manuel del Cabral

Disciplina Secreta












La casa como barco
en alta mar de Junio.
Las calles como trenes
de noche sosegada.
Estas cosas no pasan en el mundo.
Estoy por afirmar
que ahora vivo en un libro de poemas.
Pero si tú me miras,
decidida a existir
desde el fondo templado de tus ojos,
también existe el mundo.
Y muy probablemente
yo acabaré por existir contigo.




Luis García Montero

No soy culpable, sólo un cronista












Yo soy sólo un cronista.


No soy culpable de nada, excepto de mi defensa
y de arrepentirme de algunas posiciones extremas
A lo más pueden echarme encima alguno
de los crímenes que han cometido ellos,
pero a la larga ningún fuego se pierde,
las aguas retornan a su sitio,
todo adquiere el tono grisáceo de la simulación.

Nadie buscará la huella de mis zapatos claveteados
en el chaco boreal
ni me quedaré en arbela viendo pasar los muertos
en el espejo deformado de mi cara.

Ni más acá ni más allá me esperan maleficios,
ningún vengador llegará tardíamente a descuerar
mi conciencia y los árboles no cubrirán la osamenta
de un general sin tropa.
Mi muerte no será espectáculo público ni privado,
decantado en el ánfora apenas un amasijo de silencios.
Del otro seguirán hablando, lo calcinarán
con una lentitud histórica
difícil de parangonar y precisar.
Jamás la apariencia parodió tanto a la esencia
como en este caso.
Nunca la pirotecnia del recuerdo
ha dado tanto que hablar sobre tan poco.
Nadie negará su existencia.
Nadie olvidará sus execrables discursos.
Nadie dejará de pensar en la maldad sin recordarlo.
De alguna manera ha sido yo, todos nosotros,
de alguna manera seguirá perdurando en la memoria
en el laberinto de la zona oscura,
en la falsificación.

A mí no me clavarán un puñal por la espalda
ni me pondrán en el libro de los hechos sin vuelta.
A mí apenas
me juzgarán por dar cuenta de los excesos.


Por limpiar el polvo de una superficie rasguñada por el terror.


Naín Nómez-Díaz